10 noviembre 2011

voy al chino a comprar una lata de Mahou verde. voy en pijama de rayas y con abrigo (la modalidad de pijameo que más me gusta), sin calcetines.
he limpiado con frenesí mi casa, he puesto lavadoras, he tirado papeles, he ordenado, he cocinado algo rico, he puesto música; ahora que hay silencio pongo música.

en mi nuevo taller de autoestima nos incitan al vaciado: en ello estoy.
hasta tal punto que ayer llevé a mi abuela a una residencia. tantos días en los últimos años he odiado el chirrido de su andador a través de la pared cuando ella lo arrastraba sin piedad por el suelo de su casa. desde ayer oigo ese chirrido sin necesidad de poner la oreja en la pared.

(psicofonías.)

y sin embargo la abuela ya no está al otro lado, ya no estará más.

[cada día más huérfana.]

Etiquetas:

4 Comments:

Blogger E lanzó...

Creo que se debería promover, impulsar, fomentar... el pijameo, en sus distintas modalidades, en el mundo mundial... (por comodidad para todos, más que nada...)
Saludos :)

10/11/11 22:41  
Anonymous Anónimo lanzó...

¿no podías haberte llevado a tu abuela a vivir contigo?, la que se ha quedado realmente huérfana es tu abuela.

11/11/11 13:54  
Blogger Sra. Castafiore lanzó...

Vas a comprar con el uniforme de los golfos apandadores, jeje. Regalale un Don Miki a la tendera, igual te deja de cobrar.

11/11/11 16:42  
Blogger Bur lanzó...

Arpo, y que te ha dicho el chino ;)
un abrazo

11/11/11 16:56  

Publicar un comentario

¡casa!