20 noviembre 2011

Anhelando amor
escucho la campana del monje.
Nunca te olvidaré,
ni siquiera durante un intervalo
tan breve como el que hay entre las campanadas.

Izumi Shikibu

Etiquetas: ,

3 Comments:

Anonymous Anónimo lanzó...

Paso por aquí para darte las gracias. He descubierto hoy tu blog -aunque te conocía por algún blog amigo donde tú también comentas- y, si no te importa, volveré. Saludos desde el desierto-
BO

20/11/11 09:06  
Blogger Bur lanzó...

Yo también lo anhelo, Arponauta ;)

20/11/11 15:01  
Blogger silbante lanzó...

¿No son las uvas las que se nos atragantan, son los recuerdos en los intervalos?
Beso.
Por cierto, "las hormonas, qué cabronas" no tiene precio como título.

21/11/11 12:23  

Publicar un comentario

¡casa!