24 abril 2011

La prórroga

Es demasiado tarde
para ponerse a salvo.
Llueven trincheras en el horizonte
y la existencia, esa colección
de despedidas, muestra, al fin, su rostro.
Ella no amaina,
sólo es una prórroga,
una sentencia por ejecutarse.
Estamos solos.
Somos intemperie.

Inma Pelegrín, Diez de diez

Etiquetas: ,

1 Comments:

Blogger bizkaiado lanzó...

Nacimos en una época de esplendor, en la que la gente pensaba que habíamos dejado atrás el sufrimiento.

Igual que los nobles venidos a menos, no nos acostumbraremos nunca a la miseria.

27/4/11 19:05  

Publicar un comentario

¡casa!