07 febrero 2011

ROMA

Dan las campanadas de las seis
en la Basílica de San Pedro.
Sincronizo mi reloj con el de la fachada.

Ahora Dios y yo tenemos la misma hora.
En cualquier momento podríamos
empezar cualquier misión peligrosa juntos.

Iker Biguri


[el sábado tomé una caña y un bocadillo con Iker sin saber que escribía cosas como esta. los dos presumimos de ser vegetarianos y zampamos beicon y atún. probablemente no volvamos a vernos nunca más y sin embargo me dio tres consejos para olvidar mi
runrún permanente:
1. ver fútbol
2. fumar porros
y 3. engancharme a juegos de ordenador

gracias, Iker, no creo que siga tus sabios consejos.]

Etiquetas: ,

6 Comments:

Blogger marcela lanzó...

Los consejos no riman con lo que escribe. Sin duda le sirven a la mayoría pero nosotras somos minorias deshabitadas.
Próximamente iré a Roma, pondré mi reloj en hora con Dios.
Un abrazo.

7/2/11 15:41  
Blogger Luis lanzó...

Arponauta, ya te tengo localizada, fue un placer conocerte – aunque corto en el tiempo- gracias por tu comentario, echaré un vistazo por aquí.
Un beso.

7/2/11 16:47  
Blogger Glo lanzó...

Yo antes quedaba con gente. Con mucha gente. Mucha. Salí con grupos de amigos, paseé en pareja, cené, vi películas, hice el amor... Intenté que no me olvidaran, pero los olvidé. Regué la huerta de la amistad pero todo se agostó. No se me dan bien las plantas. Ahora no queda casi nadie. Menos mal que sólo es casi.

7/2/11 19:36  
Blogger Glo lanzó...

Yo no tengo consejos para nadie, pero sé que el tiempo lo borra todo.

7/2/11 19:43  
Blogger katchoo lanzó...

Oh, pues yo te acompañaría encantada con esa terapia! jajajaja

8/2/11 02:09  
Blogger alicia lanzó...

Lo de los porros no, porque no va bien con la tensión baja, pero vamos, los otros... Ver pelis de Tarantino (especialmente Kill Bill) también ayuda... Y las nueces y el cine y el vino y las plantas y la calle, la puta calle...

8/2/11 15:38  

Publicar un comentario

¡casa!