05 febrero 2010

El hombre información

2 de octubre de 1971

"Estaría bien que, alguna vez, un hombre se me acercara en la calle y me dijera "Hola, soy el hombre información y llevas sin decir la palabra tuyo 13 minutos; llevas sin decir la palabra elogio 18 días, 3 horas y 9 minutos. No has utilizado la palabra petróleo en tu discurso oral desde hace casi cuatro meses y medio, aunque escribiste la palabra el viernes pasado por la noche, a las 21:35, y has utilizado la palabra hola hace unos 30 segundos".

Este hombre información conocería también detalles sobre la ubicación y el paradero de las cosas. Me podría decir posiblemente que de todos mis libros que circulan por ahí solamente 17 están boca arriba, sin nada encima que los tape. 2.026 se encuentran en posición vertical en bibliotecas, mientras que 2.715 están amontonados bajo otros libros. El mayor peso soportado por un solo libro es de 31 kilos y este libro se encuentra en Colonia, Alemania, en una librería. 58 se han perdido; 14 han quedado totalmente destrozados por agua o fuego y 216 pueden considerarse que están en muy mal estado. Nada menos que 319 libros están colocados con una inclinación de entre 40 y 50 grados, probablemente porque la mayoría de ellos se encuentran en estanterías cuyos travesaños no están correctamente nivelados. 18 de los libros se han tirado o destruido a propósito. La sorprendente cifra de 53 libros nunca han sido abiertos, muchos de los cuales se compraron y guardaron sin mirar hasta mejor ocasión. De los cerca de 5.000 libros de Edward Ruscha que han sido adquiridos, solamente 32 se han utilizado realmente de una manera directamente funcional: 13 de ellos han servido para ejercer presión sobre papel u otras cosas. 7 han servido de matamoscas para matar pequeños insectos, como moscas y mosquitos, y 2 se han utilizado como arma de defensa personal. 10 se han utilizado como topes para impedir que se cierren puertas pesadas (probablemente, como van en paquetes de 10 unidades, se empleó un paquete entero para mantener abierta la puerta). 2 se utilizaron para nivelar cuadros colgados en la pared y con uno se limpió la varilla para medir el aceite de un automóvil. 3 están debajo de almohadas.

221 personas han olido las páginas de los libros, probablemente en la mayoría de los casos nada más comprarlos.

3 de los libros han estado en continuo movimiento desde su adquisición hace más de dos años, todos ellos en un barco cerca de Seattle, Washington.

El uso de lenguaje procaz para comentar los libros es el siguiente: 312 personas lo han utilizado para criticarlos; 435 lo han utilizado para elogiarlos. (Lo elevado de esta última cifra se debe probablemente a que lo procaz ya no se utiliza necesariamente sólo para condenar.)

Estaría bien saber estas cosas."


Edward Ruscha

Este artículo fue publicado por primera vez en la revista The Angeles Institute of Contemporary Art Journal, nº 6 (Junio-julio 1975), pág. 21.

[gracias a shichimi por intentar detener mi embrutecimiento progresivo.]

Etiquetas:

2 Comments:

Blogger shichimi lanzó...

oh!, te me has adelantado.

creo que yo hubiera sido una de las 221 personas que lo hubiera olido.
;-P

5/2/10 21:01  
Anonymous Troll lanzó...

Un saludo desde http://mostrandolanada.wordpress.com/

9/2/10 09:44  

Publicar un comentario

¡casa!